5 abr. 2010

Convocatoria.

Me voy a la cama con un sueño entre los dedos... no miraré por la ventana, cerraré los ojos para no intoxicar mi alma...
Si me duermo deprisa y convoco al universo, el sueño se cumplirá, lo sé, estoy segura...
Me acurrucaré cogiendo la almohada, la mía, la que no comparto...
Mañana, cuando me levante cansada y poco dispuesta a las labores domésticas, todo habrá cambiado.
La alegría de la vida, se habrá contagiado y, cuando salga a la calle, todos sonreirán.
Queralt.

No hay comentarios: